Magdalena Llamas

Magdalena Llamas: «en canto vuela con sus alas…»

«Para mí la música es una forma de vida. La música te da una paz interior y una alegría, que quien consigue encontrarla ya nunca la abandona».

_________________________________________________________________________________________

Magdalena Llamas nace en el centro de Almería, frente al taller del maestro tallista Juan Criado. Es allí donde su propio padre aprendió el oficio de la madera desde que era un niño. Crece en una familia relacionada con el arte sacro. Su madre, Magdalena Torres, una mujer valiente y vital de principios férreos, le inculcó siempre la lealtad, la ética y la verdad. Es hija de Juan Manuel Llamas, imaginero, tallista y artesano de profesión y gran artista en la madera y su policromía, creador de más de una treintena de pasos de Semana Santa, innumerables figuras y objetos para hermandades y actos procesionales, y piezas de gran relevancia destinadas a embajadas españolas.

Su padre, amante del arte y de la música, tenía una voz privilegiada. Era uno de los artistas que cada tarde visitaban la radio para cantar en directo los éxitos de Marifé de Triana. Así, Magdalena, junto con su hermana pequeña Raquel, de carácter dulce, amable y disciplinada, fueron creciendo entre perfumes de cedros y saetas, serenidad y cantos de pájaros, mientras su padre trabajaba, en las silenciosas horas de las templadas tardes almerienses, en el estudio de talla que tenía en «La Casa de los Puche», la casa más antigua de la ciudad, junto a la catedral de Almería.

Magdalena, fascinada por la música, comenzó a estudiar a la edad de seis años con el maestro Rodríguez Algarra, gran compositor y repertorista almeriense, titular de una atractiva discografía, quien trabajaba asiduamente con Concha Piquer, Carmen Sevilla, Paquita Rico, los hermanos Quintero y Quiroga, el letrista Pepe Nieto y tantos otros nobles artistas de la copla española.

Pocos años más tarde, continúa su formación en el Conservatorio Profesional de Música de la misma ciudad bajo la tutela de María del Mar Ortiz, quien le mostró una nueva manera de percibir la música, siempre desde el amor a lo que uno hace y la pasión por compartirlo. Marchó a Granada y continuó sus estudios superiores en el Real Conservatorio Profesional de Música Victoria Eugenia de Granada, con profesores de gran peso artístico, como Ramona Herrero, Javier Herreros, Ángel Zarzuela, Esteban Sánchez, Pilar Bilbao, Sánchez Lucena, Tamás Vesmás y Boris Berman.

Compaginándolo con el último año de la carrera superior de piano, comienza a estudiar canto con Mariana You Chi en Madrid, una soprano taiwanesa de exquisita técnica vocal. Gracias a ella marcha a EE.UU., donde, tras hacer dos audiciones, una con el maestro Carlos Serrano (The Academic Vocal Arts de Philadelphia) y otra en The Juilliard School of Music de Nueva York, recibe la misma respuesta: «Debes dejar todo y venir a estudiar aquí». A partir de ahí el rumbo de su vida cambia por completo hasta el día de hoy.

Ya en EE.UU. perfecciona sus estudios operísticos con Carlos Serrano (The Academy of Vocal Arts) en Philadelphia, con la mezzosoprano Fedora Barbieri (The Curtis Institute) y las sopranos Sharon Sweet, Jessye Norman y Shirley Verrett, en Princeton, Nueva York y Chicago, respectivamente.

Como solista, ha sido la única cantante española que ha realizado hasta la fecha veinte conciertos en una de las salas más prestigiosas del mundo, el Carnegie Hall de Nueva York, además de interpretar papeles principales en las más destacadas obras del catálogo operístico llevadas a escena en las capitales más significativas de Norteamérica y Europa, como Carmen, Donna Elvira, Amneris, la primera Luisa Fernanda que se representó en el Lincoln Center en New York, Desdémona

«Necesita muchos años pero es muy bonito, es apasionante. La vida de un cantante es así. Cuando llega a un nivel en que has trabajado mucho y de verdad te esfuerzas, consigues encontrar lo que realmente buscabas».

Como cantante de ópera internacional, ha sido ganadora de los primeros premios «Visconti Competition», «The Portland Opera Fellowship», «Elsie Hilliard Hillman», «Westminster Competition» y «Rossini Competition».

Magdalena Llamas ha presentado también una larga lista de conciertos con orquesta, música de cámara o espectáculos especiales de gran éxito, como Falla and Flamenco o el Festival El legado andalusí. Historia de Al-Andalus, así como una gira internacional con El amor brujo de Manuel de Falla, con diferentes orquestas y directores nacionales e internacionales.

Actualmente es directora del «Festival Internacional Puccini & Company». Compaginando su carrera como solista con la docencia, durante quince años ha sido vocal coach y profesora de técnica vocal, enseñando en Fordham University del Lincoln Center de Nueva York y en The City University of New York (CUNY); desde el año 2006 es vocal coach oficial del programa televisivo estadounidense American Idol.

Entre sus proyectos actuales se encuentran El Cántico de la Pietà, obra compuesta y dirigida por el compositor Antón García Abril, junto a la Orquesta y Coro de Radio Televisión Española, así como un macroproyecto dedicado a la historia fonográfica de la música española, Music of Spain, una colección de diferentes CD dedicados a los compositores españoles de reconocido prestigio internacional.

En la actualidad, y gracias a sus inquietudes artísticas, compagina su vida de solista con la de producción y asesoramiento musical, realizando una intensa labor como directora y productora de Koala Productions (empresa con sede en Madrid y Nueva York) y del sello discográfico NÎBIUS, ambas especializadas en proyectos audiovisuales de música clásica.

Magdalena Llamas es invitada asiduamente para impartir clases magistrales internacionales como vocal coach en EE.UU., Italia y España.

Actualmente vive entre Nueva York y Madrid.

«El canto, sobre todo, es saber y conocerte a ti mismo, que es algo muy bonito cuando consigues hacerlo. Saber dónde está cada punto de tu cuerpo es saber cómo utilizarlo para poder conseguir belleza, que es lo que los cantantes y cualquier músico quiere encontrar».